NGC 1491, la nebulosa de la huella fósil

En la zona del cielo de la constelación de Perseo y a unos 10700 años luz de distancia de nosotros, hay una brillante nebulosa de emisión, la nebulosa de la huella fósil, catalogada como NGC 1491, aunque también está incluida en el catálogo de Sharpless como Sh2-206 y en el de Lynds como LBN 704.

NGC 1491 es una región HII, esto es, una nube de polvo y gas, prácticamente hidrógeno, cuyo gas se ioniza por la fuerte radiación ultravioleta de una o más estrellas calientes y cercanas, emitiendo luz y en la que suele haber actividad de formación estelar.

La imagen siguiente, realizada desde Querol el día 1 de enero de 2022 con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D, es de esta nebulosa.

NGC 1491, la nebulosa de la huella fósil

De todas maneras, no en todas las regiones HII hay formación estelar. Puede ocurrir que, en un momento sí hubiese formación de estrellas pero no en estos momentos, como parece ser el caso de NGC 1491, donde hace unos pocos millones de años sí se formaron estrellas, pero en el momento actual no hay signos de dicha actividad.

La estrella responsable de la ionización de los gases de la nebulosa, está catalogada como BD +50 886 y es una estrella azul de tipo espectral O y magnitud 11,2 que, además, su fuerte viento estelar ha formado una burbuja en el gas que la rodea, como lo que ocurre en NGC 7635, la nebulosa de la Burbuja.

En la imagen se puede observar una pequeña pero muy brillante nebulosa irregular rodeada de otra mayor y menos brillante. BD +50 886 y la burbuja se encuentran en esta zona brillante, que es la catalogada como Sh2-206 o LBN 704. Toda la otra nebulosa más tenue que la rodea está catalogada como LBN 705.

LBN 704 y LBN 705

Es decir, toda la nebulosa es LBN 705 y dentro de ella, el objeto más conocido es Sh2-206 o LBN 704. Más conocido porque es lo que observamos con telescopios de aficionado. Otra cosa es lo que una fotografía de larga exposición recoge.

En la imagen de la izquierda, que es un recorte de la anterior, he intentado aclarar estas denominaciones.

NGC 1491 la descubrió William Herschel en 1790. Pero lo que el astrónomo germano-británico descubrió, fue la pequeña y brillante nebulosa central, LBN 704.

La zona brillante, LBN 704, que es lo que Herschel observó, tiene un tamaño aparente de unos 9′ x 6′, mientras que LBN 705 abarca unos 25 minutos de arco de diámetro

Como he indicado, la nebulosa de la huella fósil se sitúa en el cielo en la constelación de Perseo. En la imagen siguiente, realizada también desde Querol el día 1 de enero de 2022, pero con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, he indicado su ubicación (coordenadas ⇒ AR: 04h 03m 16s / Dec: +51º 18′ 54″).

Ubicación en el cielo de NGC 1491

Acerca de José Luis Martínez Martínez

Profesor de matemáticas de ESO y Bachillerato
Esta entrada fue publicada en Cielo profundo, Nebulosas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a NGC 1491, la nebulosa de la huella fósil

  1. Buenas, leyendo esta entrada me han venido a la cabeza 3 pensamientos:
    1- Que decir que esa nebulosa está a 10400 años luz de nosotros signfica que lo que vemos ahora es la luz emitida hace esos 10400 años por lo que sabemos que si noy hay signos de foemación de estrellas por lo menos hace esos años que no hay. Aunque tampoco sabemos si ha vuelto a haber pero no tenemos evidencias que nos hayan llegado. De igual forma puede que esa nebulosa se haya deformado o incluso desaparecido si la pudiésemos ver en tiempo real (aunque es poco probable).
    2- La astronomía es un campo formidable para la ciencia porque prácticamente todo está por descubrir (y mira que sabemos cosas). Es un campo del conocimiento lleno de conjeturas y suposiciones que luego se comprueba o no, o incluso todavía no tenemos posibilidad de saber.
    3- Me fascina el hecho que la humanidad lleve desde su existencia mirando a las estrellas. Es como si no tuviésemos bastante con nuestro planeta y buscáramos más allá.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Si Dani, mirar al cielo es mirar al pasado. Precisamente, la primera entrada que hice en el blog iba de esto
      https://astronomiaparatodos.com/2017/11/09/primera-entrada-del-blog/
      Es normal que al ser humano siempre le haya fascinado. Ahora sabemos muchas cosas, que en realidad son pocas. Pero imagínate, en los albores de la Humanidad, cuando el cerebro empezó a evolucionar y los antiguos homínidos levantaban la cabeza por la noche y veían esa infinidad de puntos (en aquellos tiempos, toda la Tierra tendría un bortle 1) ¿Qué pensarían? El ser humano es curioso, una de sus virtudes, y está bien que nos interesemos por lo de aquí y por lo de más allá. Un saludo

      Le gusta a 1 persona

  2. albireo1965 dijo:

    A esta no la tenia yo controlada. Sin embargo a la anterior que publicaste hace tiempo que la vengo siguiendo. Ya tengo ganas de hacer una buena foto. Daniel, me gusta mucho tu comentario. Saludo a ambos.

    Le gusta a 1 persona

    • Jeje, pues ya tienes otra más a la lista. En cuanto puedas, la Cabeza de Mono (¿la anterior?) ahora está a tiro. Además, es muy fotogénica. La verdad es que esa noche primera del año, fue muy buena, no había Luna, ni viento, no hacía frío, el cielo estaba despejado y me permitió hacer tres nebulosas, la Cabeza de Mono, la de la Huella Fósil y la del Casco de Thor. Hacía mucho que no aprovechaba tanto una noche, y más en invierno. Un saludo

      Me gusta

Responder a José Luis Martínez Martínez Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s