Zona IC 4685, un complejo de nebulosas en Sagitario

En la zona de Sagitario, debido a que está en una región bastante densa de la Vía Láctea, hay unos cuantos objetos de cielo profundo: nebulosas y cúmulos estelares.

Pero es tal la abundancia de objetos en esta zona del cielo que, diversos de ellos los encontramos en un mismo campo, como la zona de IC 4685, que es la correspondiente a la imagen siguiente, realizada desde Querol el día 15 de agosto de 2020 con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D.

Zona IC 4685

Esta zona pasa a menudo desapercibida debido a su proximidad en el cielo con las famosas nebulosas M20, la nebulosa Trífida y M8, la nebulosa de la Laguna. De hecho, la nebulosa de la Laguna está aproximadamente a un grado de este complejo y, en la imagen anterior, empieza a asomar por la esquina superior izquierda.

Como la zona de IC 1284, también en Sagitario, la zona de IC 4685 es también una zona HII, esto es, una región con nebulosidades enormes de gas ionizado, prácticamente hidrógeno, y en las cuales se produce una alta tasa de formación de estrellas.

Como se observa en la imagen, y como ocurre también en la zona IC 1284, se pueden ver nebulosas rojas (nebulosas de emisión), nebulosas azules (nebulosas de reflexión) y zonas oscuras correspondientes a nebulosas oscuras. En concreto, el objeto catalogado como IC 4685, descubierto en 1905 por el astrónomo estadounidense Edward Barnard, es la nebulosa roja de emisión mayor de la fotografía y que se encuentra un poco a la izquierda y desde el centro hacia arriba de la imagen. Envuelve a una estrella azul brillante, SAO 186366, una estrella de magnitud aparente 7,3 y tipo espectral O, responsable de nebulosidades azules de reflexión que contiene IC 4685. Este objeto tiene un tamaño aparente de 15′ x 10′.

Hacia la derecha de SAO 186366 sale como un hilillo serpenteante oscuro; es el objeto catalogado como Barnard 303 (B303), una nebulosidad oscura que nos lleva al siguiente objeto de la zona, NGC 6559. Este objeto, descubierto en 1826 por el astrónomo británico John Hershel, está formado por una nebulosa roja de emisión alargada y una azul de reflexión. La zona roja contiene unas cuantas estrellas jóvenes y calientes que parece ser que son las responsables de ionizar el hidrógeno de esta nebulosa. El diámetro de NGC 6559 es de unos 15 años luz.

En la parte inferior del complejo de nebulosidades se observan como dos lóbulos, también con zonas rojizas de emisión y azuladas de reflexión. El de la izquierda es IC 1274, el cual contiene cuatro estrellas brillantes de tipo espectral B, que parece ser que son las responsables del brillo de la nebulosa. Su tamaño aparente es de 6′ x 5′. El de la derecha es IC 1275, que en este caso es solamente nebulosa de emisión. Tanto IC 1274 como IC 1275 fueron descubiertos en 1892 por Edward Barnard.

IC 1274 e IC 1275 están separados por una nebulosa oscura, el objeto catalogado como Barnard 91 (B91).

Finalmente, a la izquierda y hacia abajo de IC 1274 se encuentra IC 4684, una pequeña nebulosa de reflexión descubierta en 1905 por Edward Barnard. Tiene una magnitud aparente de 9,3, un brillo superficial de 11 mag/min arco2 y un tamaño aparente de 3′ x 2′.

En la imagen siguiente, que es un recorte de la anterior, he indicado los objetos descritos anteriormente.

En la imagen siguiente, realizada también desde Querol, pero el día 21 de agosto de 2020 con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, he indicado la ubicación en el cielo de esta zona. Las coordenadas, en concreto, de IC 4685 son AR: 18h 09m / Dec: -23º 58′.

Localización en el cielo de IC 4685

En la imagen pueden verse los planetas Júpiter y Saturno, que por esas fechas se encontraban en la constelación de Sagitario.

Publicado en Cielo profundo, Nebulosas | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

Trazas en Casiopea, Querol 21/08/2020

La noche del viernes 21 de agosto de 2020 tuve diversos percances, pero finalmente conseguí sacar algo de provecho a la noche.

En principio, mi idea era hacer una foto a la nebulosa IC 63, el fantasma de Casiopea, una nebulosa de emisión situada en el cielo en Casiopea, así como también alguna de constelaciones y, aunque el máximo ya había pasado, de Perseidas.

Tras montar el telescopio y sus diversos artilugios, al poner en estación la montura, ésta me empezó a fallar. Estuve bastante tiempo intentando, pero no iba bien. Finalmente desistí y, antes de que se me hiciera más tarde, desmonté de nuevo el telescopio y sus artilugios y cogí la cámara y el trípode, para hacer fotos de constelaciones y Perseidas.

Después de hacer unas fotos de la zona de Sagitario y Casiopea, me dispuse a hacer fotos de Perseidas. Monté la cámara (Canon EOS 70D) con el objetivo Canon 15-85 sobre el trípode y apunté a Casiopea – Perseo.

Trazas en Casiopea

Programé el intervalómetro para que hiciera tomas de 30 segundos a intervalos de 5 segundos e inicié la sesión de fotos.

Pero como pasa muchas veces en esta afición, al cuarto de hora de haber empezado la toma de fotografías, el cielo se llenó de nubes y se acabó la sesión.

No pillé ninguna Perseida, pero con las 28 fotos que pude realizar antes de que llegasen las nubes, hice el montaje de la imagen de la izquierda, correspondiente a las trazas que dejan las estrellas en la zona de Casiopea durante 16 minutos, debido al movimiento de rotación de la Tierra.

El montaje está hecho con Startrails, una aplicación gratuita que sirve precisamente para hacer este tipo de montajes.

Las dos imágenes siguientes son la primera y la última, es decir, entre una y otra hay algo más de un cuarto de hora de diferencia y puede observarse el cambio de posición de las estrellas y constelaciones.

Con las 28 tomas hice un pequeño time lapse de estos 16 minutos resumidos en 3 segundos.

16 minutos en 3 segundos

Publicado en Constelaciones, Estrellas, Estrellas y constelaciones | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Luna gibosa creciente de 11 días

El jueves 30 de julio de 2020, la Luna estaba gibosa creciente con una edad de 11 días (tres días después de cuarto creciente) y una iluminación del 81%.

Luna gibosa creciente 30_07_2020 Cornella

Luna gibosa creciente

Estuve observando un rato nuestro satélite antes de hacerle unas fotos; la Luna tiene algo especial que, por mucho que la hayas observado, siempre la miras, nunca te cansas de verla a través de un instrumento óptico.

Una vez observada, me puse a hacerle fotos. Todas las fotografías de este artículo están hechas el día 30 de julio de 2020 desde Cornellà de Llobregat y con un telescopio Smidt Cassegrain Celestron 203/2032.

Esta primera que sale la Luna entera (la de la izquierda), con una cámara Canon EOS 70D y las demás, que son detalles de la Luna, con una cámara ZWO ASI 224 MC.

Luna gibosa creciente 30_07_2020 Cornella_bCon esta edad, se pueden observar numerosos cráteres en el terminador lunar, sobre todo en la zona sur, y la mayoría de los mare y sinus de nuestro satélite.

En la imagen de la derecha, que es la misma que la anterior, he puesto algunos nombres.

Evidentemente, los tres cráteres más representativos y famosos de la Luna, Plato en el norte, Copernicus en el centro y Tycho en el sur, se ven perfectamente con todos sus detalles con esta edad de la Luna.

Otros cráteres que pueden verse con no muchos aumentos son Eratosthenes, al noreste de Copernicus, Bullialdus a sur de éste y el impresionante Clavius, al sur de Tycho.

Una vez hecha esta foto de la Luna entera, cambié de cámara para hacer detalles del terminador. Empecé en la zona norte y fui bajando hasta el sur. Las dos fotografías siguientes corresponden a la zona de Plato, en el norte. En todas las fotografías de detalles, el norte está hacia la derecha, el sur a la izquierda, el este hacia abajo y el oeste hacia arriba.

Plato se encuentra entre dos mare lunares, el Frigoris y el Imbrium. En general, los mare lunares son enormes cráteres que se inundaron de lava fundida. Pero el origen del Mare Frigoris es intrigante, ya que su forma es alargada.

Además de Plato, hay otros cráteres y formaciones lunares interesantes en esta zona, que ya están descritas en la entrada Plato, el cráter negro del norte.

Si seguimos hacia el sur, estamos en la zona entre Plato y Copernicus, que es la zona que se corresponde con la siguiente imagen.

Esta zona está dominada por el Mare Imbrium, una enorme llanura de lava de unos 1200 km de diámetro, fruto del impacto de un protoplaneta de unos 250 km de diámetro que chocó con la Luna hace unos 3800 millones de años, formando uno de los mayores cráteres de impacto del Sistema Solar.

En su interior, y en esta zona, los cráteres que más destacan no son muy grandes, de unos 20 km de diámetro, como Helicon, Timocharis, Lambert, Pytheas, Euler, Deliste, Diophantus o Tobias Mayer.

En el noreste del Mare Imbrium está el Sinus Iridium, la Bahía del Arco Iris, el más bello de los sinus lunares. Es un semicráter de impacto de 250 km de diámetro que se formó antes que el Mare Imbrium, por lo que, al formarse éste, lo destruyó parcialmente y posteriormente se rellenó de la lava procedente del Mare Imbrium, formando la bahía o sinus.

El borde del Sinus Iridium está formado por los Montes jura, que son los restos de la muralla inicial del cráter original. Este macizo montañoso semicircular, tiene una anchura de 30 km y tiene picos de hasta 4000 metros. de altura.

En la zona central, los montes Jura están aplastados por el cráter Bianchini, de 40 km de diámetro y 3200 metros de profundidad.

La zona siguiente, la zona central, corresponde a la zona del cráter Copernicus, que es la correspondiente a las imágenes siguientes.

La descripción de Copernicus y del resto de formaciones de la zona está descrita en la entrada Copernicus, el cráter del centro de la Luna. De hecho, las dos primeras imágenes están en este artículo.

Siguiendo hacia el sur nos vamos al territorio entre Copernicus y Tycho, que es la zona correspondiente a la imagen siguiente.

El cráter que más destaca en esta zona es Bullialdus. Situado en pleno Mare Nubium, es un cráter de 60 km de diámetro y 3,5 km de profundidad. Tiene unas paredes de 2000 metros y un macizo central con algún pico de 2000 metros de altura.

Bullialdus se encuentra entre dos cráteres fantasma. En el norte, en el límite norte del Mare Nubium, está Lubiniezky un anillo de 43 km de diámetro con unas paredes de apenas 300 metros de altura. El fondo es oscuro y plano como el Mare Nubium. Al suroeste de Bullialdus está Kies, el otro cráter fantasma. Muy parecido a Lubiniezky, pero con una formación montañosa y recta de 40 km al sur del cráter.

Al norte de Lubiniezky está el Mare Cognitium, con una extensión de 300 km de largo. Este mare limita al norte con los Montes Riphaeu, una cadena montañosa de 170 km de largo y 64 km de ancho cuyas cimas no sobrepasan los 1000 metros.

Al oeste de Kies hay dos cráteres muy característicos, Campanus y Mercator. El primero tiene un diámetro de 50 km con un fondo plano oscuro y una pequeña montaña en su centro. Sus paredes internas son en terrazas y por el lado que dan al Mare Nubium son de vertientes abruptas. Mercator es muy parecido a Campanus, aunque un poco más pequeño. En la zona este de la pared tiene un pequeño cráter y, a partir de él, la pared se prolonga 50 km en una cresta en forma de ese. El fondo es también plano y oscuro, pero sin montañas.

Campanus y Mercator limitan al oeste con el Palus Epidemiarum, el Pantano de las Epidemias. Se trata de una depresión que fue inundada de lava fluida formando esta estructura.

Al noroeste de Campanus está Hippalus, lo que queda de un cráter de impacto de 58 km de diámetro y 1,2 km de profundidad. Todo el borde suroeste ha desaparecido, formando como una pequeña bahía con el mare que limita, el Mare Humorum.

En el Mare Humorum, al oeste de Hippalus está el Promontorium Kelvin, una pequeña cadena montañosa de 35 km por 25 km y al oeste de este promontorio está el cráter Vitello, un cráter de impacto de 42 km de diámetro y 1,7 km de profundidad.

Y si seguimos más al sur, entramos ya en la zona de Tycho y Clavius, zona a la que corresponden las dos fotografías siguientes.

Además de lo descrito en la entrada Tycho y Clavius, dos cráteres del sur de la Luna, en esta zona encontramos otras formaciones interesantes.

En el límite suroeste de Palus Epidiarium, encontramos el cráter Capuanus, de 60 km de diámetro y 1,6 km de profundidad. Es un cráter bastante deteriorado y con el fondo oscuro inundado de lava.

Otro cráter que también está en los límites de Palus Epidiarium es Cichus, de 40 km de diámetro y 2,8 de profundidad. Tiene un cráter pequeño de 11 km de diámetro en el borde.

En el límite sur del Mare Nubium está Pitatus, un antiguo cráter de impacto de 97 km de diámetro y 900 metros de profundidad. La pared del cráter está muy desgastada y en el centro hay un pico bajo de 500 metros de altura.

Al sur de Pitatus están los cráteres Gauricus y Wurzelbauer, ambos también bastante deteriorados. El primero tiene un diámetro de 79 km y 2,7 km de profundidad. El borde occidental de Gauricos limita con Wurzelbauer, el cual es ya un remanente de un cráter. Tiene un diámetro de 88 km y 2,2 km de profundidad.

Finalmente, con las nueve fotografías anteriores, hice el siguiente mosaico del terminador de la Luna de 11 días.

Terminador 30_07_2020 Cornella_1

Terminador de la Luna de 11 días

Donde he indicado las formaciones lunares más importantes.

Terminador 30_07_2020 Cornella_2

 

Publicado en La Luna, Satélites naturales | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Copernicus, el cráter del centro de la Luna

En el centro de la luna, y entre los Mare Imbrium e Insularum y el Sinus Aestuum, se encuentra el cráter Copernicus, nombre que le dio el astrónomo italiano del siglo XVII Giovanni Riccioli, en honor al astrónomo polaco Nicolás Copérnico.

Copernicus no está en el centro mismo, sino un poco hacia el norte y, en la cara visible de la Luna, se encuentra un poco hacia el oeste, como puede verse en la imagen siguiente, una fotografía de la Luna llena realizada desde Cornellà de Llobregat el día 19 de junio de 2008, con un telescopio reflector Celestron 150/750 y una cámara Canon Ixus 75 en proyección por ocular (poniendo el objetivo de la cámara directamente sobre el ocular del telescopio).

Es un cráter que, como se observa en la fotografía, puede verse incluso en Luna llena, al igual que Plato en el norte y Tycho en el sur, los tres cráteres más famosos y representativos de la Luna.

Copernicus es un cráter de impacto joven (se formó hace 800 millones de años), aunque más antiguo que Tycho (se formó hace 100 millones de años) que se ha conservado en buen estado. Pero aunque sea joven, Copernicus se formó sobre un mare lunar y tiene un aspecto diferente que Tycho.

Si Tycho tiene un sistema de rayos fruto de los materiales eyectados, que se extienden en línea recta 1000 km y algunos más, el sistema de rayos de Copernicus se extiende como una maraña en una superficie de 500 km de diámetro. Estos sistemas de rayos de Tycho y de Copernicus, cuando mejor pueden observarse es en Luna llena, como puede verse en la fotografía anterior.

Sin embargo, si queremos observar los detalles de este impresionante cráter, como todos los demás, lo habremos de hacer cuando se encuentre en las proximidades del terminador.

La imagen siguiente, realizada desde Cornellà de Llobregat el día 30 de julio de 2020 con un telescopio Smidt Cassegrain Celestron 203/2032 y una cámara ZWO ASI 224 MC, es de este cráter. Ese día, la Luna estaba gibosa creciente con 11 días de edad.

Copernico 30_07_2020 Cornella_c

Copernicus

Tanto en esta fotografía, como en en el resto de detalles (no de la Luna entera) del presente artículo, el norte está a la derecha, por lo que el sur a la izquierda, el este hacia abajo y el oeste hacia arriba.

Copernicus tiene 93 km de diámetro y 3800 metros de profundidad, con una pared interior en terrazas y una muralla de 30 km de ancho que desciende 900 metros hasta el entorno circundante. El suelo es llano en el norte pero no en el sur y destacan en su centro tres picos dispuestos de este a oeste a lo largo de 30 km y con una altitud de 1200 metros, es decir, bastante por debajo de la altura de la pared del cráter.

Alrededores de Copernicus

La imagen siguiente, realizada también desde Cornellà de Llobregat pero el día 11 de julio de 2011, con el mismo telescopio que la anterior, pero con una cámara Philips SPC900, es de Copernicus y sus alrededores.

Al norte de Copernicus están los Montes Carpatus, un macizo montañoso situado en el borde sur del Mare Imbrium y que se extiende de oeste a este a lo largo de 320 km y 100 km de ancho. Tiene varios picos de 2000 metros y en su recorrido nos encontramos algunos cráteres. Entre éstos destacan Tobias Mayer y Gay Lussac.

Tobias Mayer se encuentra en el extremo occidental de los Montes Carpatus, Es un cráter de impacto de 33 km de diámetro y 2,9 km de profundidad. Gay-Lussac es también un cráter de impacto, situado al norte de Copernicus en las estribaciones orientales de los Montes Carpatus. Tiene un diámetro de 26 km y 800 metros de profundidad.

Al norte de Gay-Lussac está Draper, un pequeño cráter de impacto de 9 km de diámetro y 1,7 km de profundidad y al noreste de Draper está Pytheas, un cráter de 20 km de diámetro y 2,5 km de profundidad, con bordes bien definidos.

La siguiente imagen, realizada también desde Cornellà de Llobregat el día 30 de julio de 2020 con un telescopio Smidt Cassegrain Celestron 203/2032 y una cámara ZWO ASI 224 MC, es también de Copernicus y sus alrededores.

Al oeste de Copernicus destacan dos pequeños cráteres en el Mare Insularum, Milichius y Hortensius. Milichius es un crater de impacto en forma de cuenco de 13 km de diámetro y 2 km de profundidad. Hortensisus, 200 km al sur de Milichius, es otro cráter de impacto y también con forma de cuenco y algo mayor, 15 km de diámetro y 2,9 km de profundidad.

Al suroeste de Hortensius está Lansberg, un cráter de impacto situado en el Mare Insularum de 39 km de diámetro y 3,1 de profundidad. Las paredes son altas y afiladas y en su interior presenta terrazas. En el interior del cráter hay un pico central.

Al sureste de Hortensius o al suroeste de Copernicus, destaca Reinhold, otro cráter de impacto situado en el Mare Insularum pero mayor que los anteriores. Tiene 48 km de diámetro y 3,3 km de profundidad. Su pared interna es en terrazas y el suelo casi llano, con alguna pequeña elevación. Al noreste de este cráter hay un cráter bajo inundado de lava, se trata de Reinhold B.

También en el Mare Insularum, al noreste de Reinhold o al sur de Copernicus, hay un pequeño cráter doble, Fauth y Fauth A. Fauth es el mayor (el que está más al norte o más cercano a Copernicus), de 12 km de diámetro y 2000 metros de profundidad. El que está más al sur (más cercano a Reinhold), es Fauth A, de 9,6 km de diámetro y 1500 metros de profundidad.

Al sur de Copernicus y también en el Mare Insularum, hay un cráter de pared definida y suelo liso, debido a que se inundó de lava en el pasado, Gambart. Es un cráter pequeño de 25 km de diámetro y 1100 metros de profundidad. Gambart posee diversos cráteres satélites, entre los que destacan dos casi iguales, Gambart B y Gambart C.

En toda la zona este de Copernicus, desde el sur-sureste hasta el este-noreste, no encontramos prácticamente ningún cráter ni otros accidentes, es una zona bastante plana con solo algunos cratercillos.

Al este de Copernicus, en la “frontera” entre el Mare Insularum y el Sinus Aestuum (cuenca basáltica de algo más de 200 km de diámetro al este-noreste de Copernicus), se encuentra Stadius, el vestigio de un antiguo cráter que fue inundado y casi borrado por la lava basáltica y cuya pared apenas emerge sobre la superficie. En el suelo de Stadius no existen colinas, pero sí numerosos cratercillos de entre 1 y 2 km de diámetro.

La imagen siguiente también la hice desde Cornellà el día 30 de julio de 2020. Es, como la segunda fotografía del artículo, una foto de detalle de Copernicus.

Copernico 30_07_2020 Cornella_e

Copernicus

Para acabar, al noreste de Copernicus, entre el Mare Imbrium y el Sinus Aestuum y en el extremo de los Montes Apenninus, se encuentra uno de los cráteres más importantes de nuestro satélite, Eratosthenes, llamado así en honor al sabio griego del siglo III A. C. Eratóstenes que, entre otras cosas, calculó con bastante exactitud, el radio y la longitud de la circunferencia de la Tierra.

Eratosthenes es un cráter de impacto bastante circular, de 55 km de diámetro y 3600 metros de profundidad. Sus paredes internas son en terrazas y el suelo es irregular con diversas colinas en su interior, alcanzando una de ellas los 2000 metros de altitud. A pesar de ser un cráter antiguo (se formó hace más de 1000 millones de años, se estima que pudiera ser hace 3200 millones de años), está bastante bien conservado, aunque está atravesado por los rayos de Copernicus.

La siguiente imagen, realizada desde Querol el día 9 de diciembre de 2016 con un telescopio Smidt Cassegrain Celestron 203/2032 y una cámara Canon EOS 550D, es de la Luna gibosa creciente de 10 días. En ella he señalado la ubicación de Copernicus y algún cráter más de los alrededores, como Eratosthenes. Son también visibles Tycho y Plato y algunos cráteres más.

Publicado en El Sistema Solar, La Luna, Satélites naturales | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

NGC 6914, un complejo de nebulosidades en el Cisne

Situado en el cielo en la constelación del Cisne, en plena Vía Láctea, y a unos 6000 años luz de distancia de nosotros, se encuentra un impresionante y hermoso complejo de nebulosidades catalogado como NGC 6914.

La imagen siguiente, realizada desde Querol el día 25 de julio de 2020, con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D, es de este comlejo de nebulosidades.

NGC 6914 25_07_2020 Querol_a

Complejo de nebulosidades NGC 6914

En el complejo NGC 6914 encontramos los tres tipos de nebulosas: por un lado las azules nebulosas de reflexión, tres en concreto que están por el centro de la imagen. Se llaman así porque no brillan con luz propia, sino que reflejan la luz de estrellas cercanas, brillando con ese tono azul típico de las nebulosas de reflexión; estas nebulosas están rodeadas de toda una serie de rojas nebulosas de emisión, las cuales sí que emiten luz, de ahí su nombre. La luz de estrellas cercanas es muy energética e ioniza los átomos del gas de la nebulosa (hidrógeno), emitiendo esa luz rojiza típica de estas nebulosas. Por otro lado hay también varias nebulosidades oscuras, las cuales ni emiten ni reflejan luz, ya que no tienen estrellas cercanas que les haga emitir o reflejar luz.

Si bien el complejo NGC 6914 es el conjunto de todas estas nebulosas de reflexión, emisión y oscuras, NGC 6914 es, en concreto, la cadena de las tres nebulosas centrales de reflexión. En la imagen siguiente, que es un recorte de la imagen anterior, he centrado estas nebulosas.

NGC 6914 25_07_2020 Querol_b

NGC 6914

De todas maneras existe un poco de confusión en los nombres de estas tres nebulosas. Para algunos, NGC 6914 es la que está en la zona inferior, la central NGC 6914a y la superior NGC 6914b. También para algunos la central es NGC 6914a, la superior NGC 6914b y la inferior NGC 6914c. También para otros NGC 6914 es la central, la superior NGC 6914a y la inferior NGC 6914b.

Si consideramos el catálogo VdB, que fue realizado en 1966 por astrónomo canadiense Sidney Van den Bergh y que contiene 159 nebulosas de reflexión al norte de la declinación 33º, también hay un poco de confusión. En la nebulosa superior hay unanimidad, Vdb 131, pero en las otras dos no. Para algunos las otras dos en conjunto son VdB 132, pero para otros VdB 132 es la central y la inferior NGC 6914.

También se pueden observar muchas estrellas en la imagen. Son estrellas jóvenes formadas en este complejo nebular. Se observa que las hay de diferentes colores, lo cual indica su diferente temperatura y masa. En el interior de las nebulosas de reflexión se observan una o más estrellas masivas, calientes y jóvenes, que son las que reflejan su luz en las nebulosas. La luz que ioniza las nebulosas rojas de emisión, procede de la asociación de estrellas Cyguns OB2, un grupo de estrellas, no cúmulo estelar, situado en el Cisne (no sale en la imagen), que contiene unas 100 estrellas de tipo espectral O y 2500 del tipo B.

NGC 6914, que fue descubierto en 1881 por el astrónomo francés Édouard Stephan, el mismo que descubrió el grupo de galaxias conocido como el Quinteto de Stephan, es fácil de localizar, ya que se encuentra “muy cerca” de la segunda estrella más brillante del Cisne, Sadr (γ Cyg), en concreto a unos 2,5º al norte de esta estrella.

En la siguiente imagen, realizada desde Querol el día 11 de julio de 2020 con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, he indicado la ubicación en el cielo de NGC 6914 (coordenadas ⇒ AR: 20h 25m 12s / Dec: +42º 18′).

Ubicacion NGC 6914 11_07_2020 Querol

Ubicación en el cielo de NGC 6914

Publicado en Cielo profundo, Nebulosas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

NGC 4631 y NGC 4627, dos galaxias en Canes Venatici

Situadas en el cielo en la constelación de Canes Venatici (Perros de caza), y a una distancia de unos 25 millones de años luz de nosotros, se encuentran dos galaxias, una espiral barrada grande, NGC 4631 y otra elíptica enana, NGC 4627.

En la imagen siguiente, realizada desde Querol el día 25 de julio de 2020 con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D, podemos ver estas dos galaxias.

NGC 4631 25_07_2020 Querol_a

NGC 4631 y NGC 4627

En la imagen, NGC 4631 es la galaxia alargada y NGC 4627 es la pequeña por encima y hacia el centro  de NGC 4631.

NGC 4631, incluida en el catálogo Caldwell como C32, es de un tamaño similar a la Vía Láctea, aunque un poco más pequeña y fue descubierta en 1787 por el astrónomo germano-británico William Herschel.

Es una galaxia que se nos presenta de lado, por eso no se aprecian sus brazos espirales, pero sí se puede observar su núcleo amarillento, el cual no está centrado. Esto es debido a que esta galaxia está distorsionada por la interacción gravitatoria de su vecina NGC 4627. Pero además, parte de esta distorsión también es debida a la interacción gravitatoria de otra galaxia cercana, NGC 4656, una galaxia irregular que en la imagen anterior asoma un poco por la zona inferior izquierda.

Estas tres galaxias, y algunas más, forman parte de un mismo grupo de galaxias que están situadas en el cielo en la constelación de Canes Venatici, el grupo NGC 4631, a una distancia de nosotros de entre 25 y 30 millones de años luz.

Debido a esta interacción gravitatoria entre NGC 4631 y NGC 4627 y a que están muy próximas entre sí, el astrónomo estadounidense Halton Arp las incluyó en su Atlas de galaxias peculiares como Arp 281.

En la siguiente imagen, que es un recorte de la anterior, pueden verse con mayor detalle este par de galaxias que forman Arp 281.

NGC 4631 25_07_2020 Querol_b

Arp 281

La forma distorsionada de NGC 4631, con su núcleo desplazado hacia un lado, hace que se le conozca como la galaxia de la Ballena, ya que su forma recuerda a este cetáceo.

El núcleo amarillento nos dice que contiene viejas estrellas amarillas y el disco azulado, jóvenes estrellas azules.

En este recorte podemos observar otras galaxias que se ven muy pequeñas, pero porque están muy lejos. Una de ellas se encuentra justo debajo de una estrella a la izquierda de NGC 4631, es la galaxia PGC 42772; otra se puede ver en la zona superior de la imagen y un poco hacia la derecha.

NGC 4631 tiene una magnitud aparente de 9,2, un brillo superficial de 12,4 mag/min arco2 y un tamaño aparente de 9′ 15” x 2′ 47”. NGC 4627 tiene una magnitud aparente de 12,4, un brillo superficial de 13,8 mag/min arco2 y un tamaño aparente de 2′ 36” x 1′ 48”.

En la imagen siguiente, realizada también desde Querol, pero el día 27 de junio de 2020 con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, he indicado la ubicación en el cielo de Arp 281, en concreto de NGC 4631 (coordenadas ⇒ AR: 12h 42m / Dec: +32º 32′ 29”).

Localizacion NGC 4631 27_06_2020 Querol Canon EOS 70D + Canon 15-85

Localización en el cielo de NGC 4631

Publicado en Cielo profundo, Galaxias | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Luna 12/07/2020

El domingo 12 de julio de 2020 la Luna estaba gibosa menguante, con 21 días de edad (un día antes de cuarto menguante) y con una iluminación del 59%.

Luna gibosa menguante 12_07_2020 Querol_aAsí que, con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 70D, le hice la foto de la izquierda a la Luna gibosa menguante.

Como corresponde a la etapa menguante de la Luna, ésta sale de madrugada, por lo que antes de que saliera estuve observando algunos objetos de cielo profundo y también Júptier y Saturno, así como también hice una fotografía de la zona IC 1284.

De todas maneras, mi idea era esperar al cometa que durante el mes de julio nos ha fascinado a aficionados, y no aficionados, a la astronomía, el cometa C/2020 F3 (Neowise), que hasta mediados de julio se veía poco antes del amanecer (sobre las 5:30).

Se veían perfectamente los tres cráteres más emblemáticos de la Luna, Plato en el norte, Copernicus en el centro y Tycho en el sur. La zona sur del terminador de la Luna estaba impresionante con sus numerosos cráteres y, aunque no estaban en el terminador, también se podían observar perfectamente el trío Ptolemaeus, Alphonsus y Arzachel y, cerquita de Tycho, Clavius.

Estos cráteres, y otros más, tanto del terminador como fuera de él, así como los mare, los he indicado en la imagen siguiente, que es la misma que la anterior pero con nombres.

Luna gibosa menguante 12_07_2020 Querol_b

Publicado en El Sistema Solar, La Luna, Satélites naturales | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Zona IC 1284, una región HII en Sagitario

En la zona de la constelación de Sagitario hay varias regiones HII, las cuales son enormes nubes de gas (prácticamente hidrógeno), ionizado (plasma) y muy brillantes, en las que hay una intensa formación de estrellas.

Una de estas regiones HII de Sagitario es la que muestra la imagen siguiente, realizada desde Querol el día 11 de julio de 2020 con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D.

IC 1284 11_07_2020 Querol_a

Zona IC 1284 en Sagitario

En esta fotografía destacan dos nebulosas de emisión, las cuales son enormes nubes de gas y polvo que emiten luz debido a que su gas (hidrógeno), es ionizado por la alta energía de la luz de estrellas cercanas. Estas dos nebulosas son IC 1284 (la que más destaca, más o menos redondita con una estrella brillante en su centro, HD 167815) e IC 1283 (por encima de la anterior y más o menos alargada y también con una estrella brillante en su centro, HD 167772).

También destacan dos nebulosas de reflexión, las cuales son también nubes de polvo y gas, pero en este caso no emiten luz sino que la reflejan de estrellas cercanas, ya que la luz emitida por éstas no tiene la energía suficiente como para ionizar el hidrógeno de la nebulosa, pero sí se refleja en ella, brillando en este tono azul característico de las nebulosas de reflexión. Son las dos nebulosas azules por debajo de IC 1284, NGC 6589, debajo y hacia la derecha y NGC 6590, a la izquierda y por debajo de NGC 6589. Además, en NGC 6590 hay un cúmulo abierto, NGC 6595.

En la zona superior derecha de la imagen puede apreciarse parte de M24, la Nube Estelar de Sagitario (Delle Caustiche), que es una alta condensación de estrellas en esta zona de la Vía Láctea.

Finalmente, en toda esta región de Sagitario se pueden observar varias nebulosidades oscuras.

En la imagen siguiente, que es un recorte de la anterior, he indicado estos objetos de esta zona de Sagitario.

IC 1284 11_07_2020 Querol_b

De todas maneras existe, ya desde que se catalogaron estos objetos, una enorme confusión con sus designaciones. Para algunos, IC 1284 es IC 1283, hay quien asigna a ambas como IC 1284, otros como IC 1283 e incluso otros como IC 4700. Con la nebulosa de reflexión NGC 6590 también hay confusión, ya que algunos la designan como NGC 6595. En la única que hay unanimidad es en NGC 6589, aunque también está incluida en el catálogo IC, ya que el astrónomo estadounidense Edward Barnard la catalogó en 1905 como IC 4690.

De todas maneras, por lo que he estado leyendo, parece ser que la designación más unánime es la que he mencionado e indicado en la imagen anterior: IC 1284 es la nebulosa de emisión central, IC 1283 es la nebulosa de emisión alargada por encima de la anterior, NGC 6589 es la nebulosa de reflexión por debajo y hacia la derecha de IC 1284, NGC 6590 es la nebulosa de reflexión por debajo y hacia la izquierda de IC 1284 y NGC 6595 es el cúmulo abierto situado en la zona de NGC 6590.

IC 1284, conocida también como Sh 2-37 es así la nebulosa que destaca en el conjunto y fue descubierta en 1892 por Edward Barnard. Su estrella brillante, HD 167815, una estrella de tipo espectral B, es la encargada de ionizar el hidrógeno de la nebulosa. Con un tamaño de unos 4 años luz de diámetro, tiene una magnitud aparente de 7,7, un brillo superficial de 13,4 mag/min arco2 y un diámetro aparente de 16′. Su distancia tampoco está clara, hay quien la sitúa a unos 1400 años luz, otros a 2000 años luz e incluso quien la sitúa a algo más de 5000 años luz. De todas maneras, donde hay más unanimidad es en 1400 años luz.

IC 1283 fue descubierta también en 1892 por Edward Barnard. Parece ser que su estrella brillante, HD 167772, es la que ioniza el hidrógeno de IC 1283. Algo más pequeña que IC 1284, como ambas nebulosas forman parte de la misma nebulosidad, se encuentra a la misma distancia de nosotros ¿1400 años luz?

NGC 6589 refleja la luz de su estrella central, HD 167638, una estrella azul de tipo B. Fue descubierta en 1867 por el astrónomo estadounidense Truman Safford. Tiene una magnitud aparente de 9,4, un brillo superficial de 11,8 mag/min arco2 y un tamaño aparente de 4′ x 3′. Esta nebulosa parece ser que está bastante más cerca que las anteriores, a unos 185 años luz de distancia.

NGC 6590 es la otra nebulosa de reflexión y fue descubierta en 1830 por el astrónomo británico John Herschel. Tiene una magnitud aparente, un brillo superficial y un tamaño aparente como NGC 6589, aunque parece ser que está más cerca, a unos 40 años luz de distancia.

La imagen siguiente, otro recorte de la fotografía que abre el artículo, muestra con más detalle estas dos nebulosas de reflexión.

NGC 6590 11_07_2020 Querol_b

NGC 6589 y NGC 6590

NGC 6595 es el cúmulo abierto que parece estar dentro de la nebulosa NGC 6590, pero por lo visto no tiene nada que ver con esta nebulosa. Es un cúmulo formado por estrellas jóvenes que parece ser que están en el bulbo galáctico, por lo que está mucho más lejos que NGC 6590 y las demás nebulosas descritas en este artículo. Tiene una magnitud aparente de 7, un brillo superficial de 9,7 mag/min arco2 y un tamaño aparente de 4′.

En la imagen siguiente, realizada también desde Querol el día 11 de julio de 2020, pero con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, he indicado la ubicación en el cielo de esta zona, en concreto de IC 1284 (coordenadas ⇒ AR: 18h 17m / Dec: -19º 53′), “muy cerca” de la estrella Polis (μ Sgr).

Localización IC 1284 11_07_2020 Querol

Localización en el cielo de IC 1284

También se ven en la foto Saturno y Venus, que esos días estaban entre Sagitario y Capricornio.

Publicado en Cielo profundo, Nebulosas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

M22, un cúmulo globular en Sagitario

Cuando miramos en dirección a Sagitario, estamos mirando hacia el centro de la Galaxia. Es por ello que en esta zona podemos encontrar un buen número de nebulosas y cúmulos abiertos. Pero en la zona de Sagitario también hay cúmulos globulares, como M22, del cual trata este artículo.

La siguiente imagen, realizada desde Querol el día 27 de junio de 2020, con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D, es de este cúmulo globular.

M22 27_06_2020 Querol_a

Cúmulo globular M22

M22, que también está incluido en el catálogo NGC como NGC 6656, se encuentra a una distancia de unos 10400 años luz, por lo que es uno de los cúmulos globulares más cercanos a nosotros.

Fue descubierto en el año 1665 por el astrónomo alemán Abraham Ihle, que lo encontró mientras buscaba a Saturno y, un siglo después, en 1764, Charles Messier lo incluyó en su catálogo con el número 22. Fue un de los primeros cúmulos globulares detectados.

M22, que puede verse a simple vista en cielos muy oscuros, contiene unas 70000 estrellas, pero muy pocas estrellas variables. Con una edad de unos 12 millones de años, M22 tiene unas características muy interesantes. Por un lado, tiene dos agujeros negros, aunque muy posiblemente podría tener más. Por otro lado, es uno de los cuatro cúmulos globulares en los que se ha encontrado una nebulosa planetaria, es decir, las capas externas de una estrella mediana y antigua que se desprendieron al agotarse el hidrógeno para fusionar en su núcleo.

En la imagen siguiente, que es un recorte de la anterior, podemos ver con más detalle este cúmulo globular.

M22 27_06_2020 Querol_b

M22

Otro aspecto interesante de este cúmulo globular, y que fue descubierto por el telescopio espacial Hubble, es que contiene unos cuantos objetos del tamaño de un planeta que no orbitan a ninguna estrella, es como si estuvieran flotando en este cúmulo.

Con un diámetro de unos 100 años luz, tiene una magnitud aparente de 5,1, un brillo superficial de 12,4 mag/min arco2 y un diámetro aparente de 32′, como la Luna llena.

M22, que es uno de los cúmulos globulares más brillantes, es fácil de localizar, ya que se encuentra a 2,5 grados al noreste de la estrella Kaus Borealis (λ Sgr). La imagen siguiente, realizada desde Querol el día 27 de junio de 2020 con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, muestra la ubicación de este cúmulo globular en el cielo (coordenadas ⇒ AR: 18h 36m 24s / Dec: -23º 54′ 17”).

Localización M22 27_06_2020 Querol

Ubicación de M22 en el cielo

Publicado en Cúmulos estelares, Cielo profundo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

M4, un cúmulo globular en Escorpión

Situado en el cielo en la constelación del Escorpión, muy “cerca” de su estrella más brillante, la supergigante roja Antares (α Sco), se encuentra uno de los cúmulos globulares más cercanos a nosotros, ya que está a unos 7200 años luz de distancia; se trata del objeto Messier 4 (M4).

La imagen siguiente, realizada desde Querol el día 27 de junio de 2020, con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D, es de este cúmulo globular.

M4 27_06_2020 Querol

Cúmulo globular M4

M4, que también está incluido en el catálogo New General Catalogue como NGC 6121, como otros objetos Messier, no fue descubierto por el astrónomo francés, sino por el astrónomo suizo Jean-Philippe Loys de Chéseaux en 1746; más tarde, en 1764, Charles Messier lo incluyó en su catálogo con el número 4. Pero a diferencia de otros cúmulos globulares, Messier sí fue el primero en distinguir estrellas individuales en este cúmulo globular. De hecho, M4 fue el primer cúmulo globular que se resolvió en estrellas individuales y el único por el propio Messier. Los demás cúmulos globulares de su catálogo los describió como nebulosidades sin estrellas y no fue hasta más tarde en que, William Herschel, los resolvió como cúmulos globulares con estrellas.

M4, que en cielos muy oscuros puede verse a simple vista, tiene unas 100000 estrellas y, como la mayoría de cúmulos globulares, es muy antiguo (unos 13 mil millones de años). Contiene unas cuantas estrellas variables y también bastantes enanas blancas, lo que queda de estrellas muy antiguas que perdieron sus capas externas hace mucho tiempo.

En la imagen siguiente, que es un recorte de la anterior, puede verse con más detalle este cúmulo globular.

M4 27_06_2020 Querol_b

M4

En 1987 se descubrió en M4 el primer pulsar en un cúmulo globular (PSR B1620-26), el cual tiene un período de 3 milisegundos (da una vuelta sobre sí mismo cada 3 milésimas de segundo), unas diez veces más rápido que el pulsar del Cangrejo. Pero no queda ahí la cosa ya que, más tarde, se descubrió que PSR B1620-26 no era únicamente el pulsar sino que en realidad era un sistema binario formado por el pulsar y una enana blanca, es decir, por lo que queda de dos estrellas muy antiguas, una masiva y otra mediana. Pero aún hay más; en 2003 se descubrió que hay un planeta gigante (entre 3 y 10 veces la masa de Júpiter) orbitando al sistema binario del pulsar y la enana blanca. El planeta es conocido como planeta Génesis o Matusalén, pues es un planeta muy antiguo (se estima que se formó hace unos 12700 millones de años). Este sistema triple no está en el centro de M4, sino en las afueras de la región central.

M4, que tiene unos 140 años luz de diámetro, tiene una magnitud aparente de 5,9, un brillo superficial de 12, 7 mag/min arco2 y un diámetro aparente de 26′.

La imagen siguiente, realizada desde Querol el día 27 de junio de 2020 con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, muestra la ubicación de este cúmulo globular en el cielo (coordenadas ⇒ AR: 16h 23m 35s / Dec: -26º 31′ 33”).

Localización M4 27_06_2020 Querol

Ubicación de M4 en el cielo

Publicado en Cúmulos estelares, Cielo profundo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario