NGC 6888, la nebulosa Creciente

En el centro de la constelación del Cisne, entre las estrellas Sadr (γ Cyg, gamma Cygni) y η Cyg (eta Cygni), aparentemente a un tercio de camino entre estas dos estrellas, se encuentra una bonita y curiosa nebulosa de emisión, la nebulosa Creciente o Medialuna, catalogada como NGC 6888, aunque también está incluida en el catálogo Caldwell como C27.

La siguiente fotografía, realizada desde Querol el día 24 de agosto de 2019 con un telescopio reflector Skywatcher 200/1000 y una cámara Canon EOS 550D, es de esta nebulosa.

NGC 6888 24_08_2019 Querol

NGC 6888, la nebulosa Creciente

La estrella azulada que se encuentra en el centro, SAO 69592, es la causante de esta nebulosa y de su brillo. Esta estrella es una estrella de Wolf-Rayet (en concreto SAO 69592 es la estrella Wolf-Rayet WR 136). Estas estrellas, descubiertas en 1867 por los astrónomos franceses Charles Wolf y Georges Rayet, son estrellas masivas (más de 20 masas solares), calientes (entre 25000 K y 50000 K), con picos de emisión en el ultravioleta y con unas altas tasas de pérdida de masa debidas a los potentes vientos estelares que salen de estas estrellas.

En ocasiones, las capas externas de la estrella de Wolf-Rayet expulsadas por el viento solar, son ionizadas por la radiación ultravioleta de la estrella, convirtiéndolas en una nebulosa de emisión en forma de enorme burbuja y denominadas nebulosas de Wolf-Rayet. Pero ni se trata de una nebulosa planetaria ni de un remanente de supernova. Ambos casos son fases tardías de la evolución de las estrellas una vez han consumido todo el combustible de su interior, el primer caso en estrellas de masa mediana-pequeña y el segundo caso en estrellas masivas. Las estrellas de Wolf-Rayet todavía no han consumido todo su combustible y en su núcleo se siguen dando reacciones nucleares de fusión. Todavía no han expulsado el material debido a la explosión supernova y formado el remanente de supernova. Estas estrellas acaban, eso sí, explotando como supernova; es decir, son dos fases diferentes en la evolución de la estrella.

SAO 69592 se convirtió en estrella de Wolf-Rayet hace unos 250000 años y cada 10000 años expulsa el equivalente a la masa de nuestro Sol. Probablemente acabará como supernova en unos cientos de miles de años o pocos millones de años.

La imagen siguiente es un recorte de la anterior y en ella podemos ver con más detalle la nebulosa Creciente y la estrella SAO 69592.

NGC 6888 24_08_2019 Querol_b

NGC 6888 y la estrella SAO 69592

La nebulosa creciente, que fue descubierta por William Herschel en 1792, tiene unos 25 años luz de diámetro y se encuentra a una distancia de nosotros de unos 5000 años luz. Tiene una magnitud aparente de 7,4, un brillo superficial de 12,9 mag/min arco2 y un tamaño aparente de 20′ x 10′.

En la imagen siguiente, realizada desde Querol el día 29 de junio de 2019 con una cámara Canon EOS 70D y un objetivo Canon 15-85, he señalado la ubicación en el cielo de la nebulosa Creciente (coordenadas ⇒ AR: 20h 12m 51s / +38º 24′ 58”).

Zona Cisne 29_06_2019 Querol

Ubicación en el cielo de NGC 6888

Acerca de José Luis Martínez Martínez

Profesor de matemáticas de ESO y Bachillerato
Esta entrada fue publicada en Cielo profundo, Nebulosas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s